Apps peligrosas que los padres DEBEN conocer

Apps peligrosas

Millones de personas llevan meses encerradas en casa para cuidarse de la pandemia. Eso exige que pongamos más atención a las nuevas formas peligrosas de ataque digital. Generalmente, están dirigidas a los niños vulnerables en sus hogares a través de diferentes apps.

Muchas familias se encerraron para protegerse del Covid-19. Por esta situación, muchos niños están viviendo parte de su infancia con más consumo de tecnología que lo habitual. Esto significa que pueden estar más expuestos si, como padres, no ponemos atención a su seguridad digital.

Tal es el caso de diferentes apps peligrosas. Debemos conocerlas para proteger a nuestros hijos de los depredadores sexuales que, usualmente, utilizan aplicaciones de mensajería para acercarse a sus víctimas. Algunas de estas plataformas son Tellonym, Monkey y Kik.

Tellonym

Tellonym es una aplicacions de preguntas y respuestas anónimas. En ella, los usuarios pueden publicar declaraciones ‘veraces’ sobre su vida y solicitar comentarios.

En 2018, el Manchester Evening News informó que dos escuelas emitieron advertencias a los padres sobre la aplicación por cyberbulling y abuso.

Afirmaron que la aplicación permitía “publicaciones, comentarios y fotografías inapropiados que han causado malestar y angustia a los jóvenes”. Las escuelas agregaron que la policía se había involucrado en varios casos.

tellonym aplicacion

En respuesta, Tellonym dijo declaro que “Apple lo mantuvo con altos estándares y, por defecto, Google”. Solamente les refirió a los usuarios la sección de avisos para padres dentro de la aplicación.

Ghislaine Bombusa, directora de digital en Internet Matters, dice que los niños buscan estas apps para obtener “comentarios honestos” sobre temas importantes en sus vidas.

“Para nosotros, se trata de ayudar a los padres a asesorar a sus hijos sobre dónde obtener esos consejos de manera segura, ya sea Childline u otras organizaciones. Muchas veces, es el deseo de recibir consejos sin una sensación de miedo o vergüenza lo que lleva a los niños a usar estas aplicaciones, que pueden ser más riesgosas que otras”.

Ghislaine Bombusa, directora de digital en Internet Matters.

Monkey

La aplicación Monkey está dirigida a adolescentes. Permite a los usuarios hablar cara a cara con personas al azar durante 15 segundos. Los usuarios también pueden agregar tiempo adicional a la llamada de mutuo consentimiento.

En una investigación de 2017, CNBC afirmó que la aplicación compartía muchas similitudes preocupantes con el sitio web Chatroulette. Este último ha sido fuertemente criticado por permitir que los depredadores sexuales se conecten fácilmente con los jóvenes en videollamadas aleatorias.

CNBC dijo que entre los 25 usuarios de Monkey con los que conversó su periodista, uno estaba participando en un acto sexualmente explícito.

El cofundador de la aplicación, Isaiah Turner, respondio que: “Monkey se está tomando esto en serio y es proactivo para resolverlo”.

KIK

Kik ha sido descrita como una de las aplicaciones más preocupantes del mercado. Un informe de la BBC de 2018 encontró que este chat estuvo supuestamente involucrado en mil 100 casos de abuso infantil.

Opera de manera similar a muchas aplicaciones de mensajería. Tiene una función llamada “Conoce gente nueva”, que permite chatear con usuarios aleatorios de todo el mundo de forma anónima.

El anonimato es el modus operandi de los agresores. Para usar Kik sólo se necesta correo electrónico. La app pide un nombre real, sin embargo muchos usuarios optan por no ponerlo.

Según The New York Times, 40% de los adolescentes americanos usan esta aplicación. Aunque en la práctica no parece que el anonimato sea el principal gancho para ellos y que muchos de ellos la eligen por características como los emoji o los mensajes de texto ilimitados.

Nuestros hijos están expuestos todos los días a caer en manos de personas non gratas a través de la tecnología. No debemos olvidar que todos tenemos una vida online y nuestros hijos no son la excepción. Estar frente a un dispositivo conectado a Internet dentro de la casa, no garantiza su seguridad. Por ello es importante que establezcamos buenos hábitos de uso, además de comunicación constante.

Deja una respuesta