10 Reglas para el uso de Internet en casa

10 reglas de uso de Internet

Para el uso seguro de Internet en casa, las reglas y los límites son fundamentales.

Ser papás en esta era digital puede ser agotador. Tenemos mucha información disponible. Por todos lados leemos qué sí y qué no debemos hacer. A veces puede ser un poco paralizante. Lo mismo pasa cuando pensamos en el uso de Internet en el hogar.

El ejemplo, lo primero.

No nada más los niños tienen miles de estímulos tecnológicos, nosotros también. El consumo promedio diario de Internet en México es de aproximadamente ocho horas cada día; y el uso de redes sociales, de poco más de tres horas diarias, según reporta el estudio sobre el consumo digital, edición 2019, de We are Social.

Estos datos evidencian que no solo los niños o adolescentes son quienes están metidos en el celular, la computadora, la consola de videojuegos o la tablet. Por eso en The Parents Network sugerimos comenzar con la autogestión del tiempo que pasas en Internet, para que tus hijos vean lo que significa usar la tecnología de forma sana y responsable.

¿Cuál es el primer paso?

No agobiarte. Si estás leyendo este artículo, te interesa el uso responsable de la tecnología y eso es muchísimo. Acuérdate que la seguridad cibernética depende de tres cosas: primero, de que siempre estés actualizado y alerta sobre los potenciales peligros; segundo, del conocimiento técnico que tengas de todas las herramientas que existen para reforzar la seguridad; y tercero, de las reglas y límites que pongas en casa.

Las diez reglas de uso de Internet

Puede haber más, tantas como creas necesarias. Estas son fáciles de entender y de seguir y, sobre todo, no son restricciones exclusivas para los niños o adolescentes. También implican un cambio de hábitos en los adultos de la casa.

Pensar que todos en la familia están intentando ser más responsables en cómo navegan, resulta positivo porque disminuye la sensación de prohibición y se puede plantear como un proyecto común.

  1. No le regales un celular o una tablet a tu hijo hasta que cumpla 13 años, por lo menos. Casi todas las plataformas están diseñadas para que se usen desde esa edad, como mínimo.
  2. No celulares en la mesa. Fomenta las conversaciones y el interés en las actividades de todos.
  3. No celulares ni tablets en el coche. Los trayectos suelen ser buenos momentos de comunicación.
  4. Horarios para el uso de Internet. No le tengas miedo a apagar el Wifi por lo menos al final del día para cuidar el sueño (sí, también estoy pensando en nosotros que nos gusta ver series un capítulo tras otro).
  5. Que todos usen las consolas, computadoras, tablets, etc. en espacios comunes en la casa. Estar en un lugar público, puede evitar potenciales acciones peligrosas, como chatear con extraños o caer en sexting.
  6. No usar celulares, tablets, computadoras, solos en el cuarto. Es el mismo principio que lo anterior. Cuando alguien se mete solo en su habitación, se aísla por horas y aumenta su vulnerabilidad en Internet.
  7. Los celulares y tablets se cargan en el cuarto de los papás. Se evitan tentaciones de ver mensajes, series por horas y les ayuda a cuidar los horarios de sueño.
  8. Configuraciones de perfil de acuerdo a la edad. Tu hijo no es la excepción; las recomendaciones están diseñadas para prevenir, síguelas.
  9. Los papás tienen la clave de los celulares. El que nada debe, nada teme. Es importante explicar que no es por invasión a la privacidad, sino por prevención y seguridad.
  10. Los papás pueden ver el historial de navegación. No borrar el historial de navegación y dejar que los papás puedan consultarlo.

Las dos últimas pueden ser las más difíciles y polémicas, sobre todo con adolescentes. El planteamiento para aplicarlas no debe ser la desconfianza (porque si no, no van a funcionar), sino la salvaguarda de la seguridad y la formación de criterio en el consumo de contenidos.

Poco a poco

Te recomiendo implementar de forma paulatina estas reglas, para que no resulten impositivas. Una por semana, por ejemplo. Haz un reto. Vuélvelo juego. Da recompensas. Si el enfoque es positivo, es más probable que tu familia muestre disposición para adoptarlas.

Recuerda que parte de nuestras obligaciones como papás es velar por la seguridad de nuestros hijos. Las nuevas tecnologías implican, este sentido, trabajo extra para informarnos y velar por la integridad de nuestros seres queridos, con la misma importancia que le damos a otros aspectos de la vida, como la educación, la alimentación o el deporte.

Deja una respuesta